Por qué la adaptación al cambio no te ayuda a triunfar y qué sí lo hace

Tiempo de lectura: 3 minutos 

Seguro que a ti también te han ido inoculando la idea de que la adaptación al cambio es tu pasaporte para que todo, pero todo, todo, todo te vaya mejor.

Es un pensamiento mainstream, que llega de la mano de expresiones como “adaptarse o morir”, “si la vida te da limones, haz limonada” o “be water, muy friend”.

El mensaje es tan omnipresente e hipnótico que es difícil que no te haya calado. Y hace que millones, trillones de personas vean la adaptación al cambio como una virtud que deben perseguir tanto en lo laboral como en lo personal.

Tabla de contenido

¿Qué entendemos por adaptación al cambio?

Es esa capacidad de amoldarnos a las circunstancias que nos tocan sabiendo sacarles el máximo partido. Que llueve, pues vas y vendes paraguas… No dedicas ni un segundo a quejarte, eres todo proactividad y mirada positiva.

Suena bien, ¡la verdad! Eso explica que tenga tan buena prensa.

Las empresas citan la adaptación al cambio como una de las soft skills más valoradas entre sus empleados y… ¡una de las más difíciles de conseguir!

Y qué decir en la familia, la pareja, el grupo de amigos… Aquellos que se amoldan a todo son vistos como los que menos “problemas” dan y, con frecuencia, adaptarnos se convierte en una táctica estrella para integrarnos y ser más queridos.

El mito de la adaptación al cambio como solución

Nos han hecho creer que es la alternativa sana y eficaz a la resistencia al cambio. Ya sabes, esa incapacidad para aceptar que las cosas evolucionan, y que no siempre pueden ser como en ese pasado glorioso al que te aferras, o como te prometieron que serían.

La resistencia al cambio vendría a ser como una forma de urticaria mental ante lo desconocido.

Te puede llevar, fácilmente, a la negación de la realidad, y te coloca en una posición de muy poco poder desde la que no encontrarás la manera de hacer frente a tus retos.

Así es cómo se ha ganado la fama de conducirte al fracaso, y es una fama merecida, la verdad.

Es cierto que:

Resistirse a los cambios es una opción muy poco inteligente que consume mucha energía y te garantiza grandes disgustos.

Es falso que:

La adaptación al cambio sea la alternativa ni el camino al éxito que te han hecho creer.

El secreto que no quieren que descubras es:

El verdadero camino para el éxito está en la gestión del cambio, que supone ir un paso (o mil) más allá de la mera adaptación.

La adaptación al cambio es tan solo un premio de consolación, una opción que adoptan aquellos que no llegarán a triunfar de verdad. Es el camino de los “niños y las niñas buenas”.

Los visionarios, los que ganan por goleada gestionan cambios.

La diferencia entre la adaptación al cambio y la gestión del cambio

Si quieres saber la diferencia entre la adaptación al cambio y la gestión del cambio dale play al vídeo. ¡Te veo dentro! 

Si te has convencido y te interesa aprender a gestionar cambios, no encontrarás mejor solución que estudiar nuestro método, El Arte de Cambiar a Voluntad ya disponible.Tu viaje hacia el cambio empieza haciendo click aquí.

 

Sí, sé que parece que no tenemos abuela, pero si miras aquí los testimonios entusiastas de quienes ya lo han estudiado verás que tenemos motivos para estar orgullosas…

Cuéntame que opinas, te veo en los comentarios, 

2 comentarios

  1. Me encanta … trabajo como orientadora laboral y Coach … y vendo/vendemos la adaptación al cambio y nos quedamos tan panchos … y lo vendemos a todo el mundo … como si lo entendieran así a la primera y no damos más opciones …
    Trabajo con gente en exclusión o riesgo de exclusión… desempleados de baja cualificación… que están súper adaptados y de ahí no salen. Gracias Gloria. Gracias por tus palabras que siempre ponen el dedo en el quid de la cuestión.

    • ¡¡Gracias Cristina por tu aportación!! No había pensado en lo importante que es que este mensaje, esta distinción, llegue a personas que se dedican a ayudar u orientar a otros… No solo profesionalmente, imagina también cuántos padres y madres educan en esa idea de la “adaptación” como virtud y cómo serían las siguientes generaciones si, en lugar de eso, les enseñáramos a nuestros hijos que pueden gestionar cambios y que adaptarse es conformarse y renunciar al poder de conquistar tus propios sueños.
      ¡Un placer leerte! Gracias por participar en este diálogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario