Si fracasas, no te lo tomes como algo personal

[no es ese el mensaje ni es el camino…]

Dicen que Edison espetó un buen día:

«No he fracasado, he descubierto mil maneras de NO hacer una bombilla…»

No tengo muy claro si había un reportero justo cuando dijo eso o si fue cosa de su mejor amigo, que lo apuntó en su diario, pero sea como sea, real o inventada, la frase ha hecho fortuna.

Ríete tú de cuando la CIA le dice a sus espías que si son descubiertos negará conocerlos de nada… El abandonado a su suerte de nuestra cultura es, sin duda, el fracaso.

Los éxitos tienen padres y madres naturales, y casi cualquiera adopta a un éxito sin miramientos. Pero a los fracasos les suele tocar quedar huérfanos con mucha frecuencia.

Creemos que nuestra misión en la vida es esquivar al fracaso a toda costa, algo que no puede ocurrir fácilmente.  Pero partimos de esa quimera y al no poderla cumplir, terminamos con urticaria y acidez estomacal, o tratando de encasquetarle el fracaso a otro en un jueguecito de culpas tan cansino y estéril.  

Lo cierto es que el fracaso forma parte del aprendizaje y no lo vas a poder evitar. Y cuando lo intentas evitar, estás evitando el aprendizaje, lo cual te aleja de lograr tu objetivo y cambiar.

¿Ves el círculo vicioso?

En este videothinking breve a la par que incisivo te explicamos algo que te va a liberar mucho: qué son los fracasos y qué vienen a contarte de tu gestión del cambio.

Nos proponemos corregir tu relación con el fracaso para que pase de ser un invitado incómodo a parte de la familia. Míralo y luego, en los comentarios, ya nos dirás si lo hemos logrado…

Let's video-think!

Recuerda que nos puedes seguir en Instagram  y en facebook, así no nos echaremos tanto de menos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario